Escuela de Facilitadores de la Biodanza
La Escuela ofrece una enseñanza teórica, metodológica y vivencial perfeccionada a través de largos años de investigación.

Su objetivo es ofrecer una formación idónea para el ejercicio de la Profesión de Facilitador de Biodanza, ya sea en trabajo con grupos libres con diferentes colectivos o instituciones (educacionales, sociales, empresariales y de salud).

¡MATRÍCULA ABIERTA!

La formación de Profesionales de Biodanza tiene una duración promedio de tres años, en los cuales el alumno debe cumplir con el Programa Único de Formación en Biodanza.

Para ingresar, el alumno deberá haber realizado previamente un mínimo de 50 horas vivenciales de Biodanza (curso semanal o talleres vivenciales de fin de semana). Si no posee la cantidad de horas exigidas, podrá cumplirlas paralelamente durante los seis primeros meses de su formación. Muy aconsejable es la asistencia del alumno a un curso semanal de Biodanza durante el proceso de formación para su desarrollo personal.

El conjunto de Escuelas oficiales y sus directores forman un equipo

Asociación de Directores de Escuela de la Biodanza: De izquierda a derecha: Maite Bernrdelle (Esc. Madrid); Carlos Orellana y Rakel Ampudia (Esc. Vitoria-Gasteiz); Walter Orellama y Elisa Canti (Esc. Tenerife); Claudia Altamirano (Esc. Sevilla); Fernando Martinez de San Vicente (Esc. Bilbao); Viviana Canalis (Eco Granada); Augusto Madalena (Esc. Zaragoza). Debajo Jorge Terrén (Esc. Valencia), Ivonne Sep (Esc. Murcia) y Betina Ber (Esc. Valencia)
  • Equipo Docente
  • Metodología

Dirección: Rakel Ampudia y Carlos Orellana
Rakel Ampudia; Directora de la Escuela de Biodanza del País Vasco en Vitoria-Gasteiz. Facilitadora Didacta de Biodanza titulada por la IBF.

Trabajadora Social (UPV), Postgrado de Psicología Sistémica (UPV), Máster en Excelencia Gerencial (U. Deusto), Master en PNL ,Analista Bioenergética , Coach ontológica Trasformacional y Coach Sistémica .Tras mi experiencia desde muy joven como empresaria natural del País Vasco con conciencia ecológica y humana me Especializo en trabajo con Empresas donde desde el 2003 Desarrollo programas formativos integrando el área de corporalidad.

Carlos Orellana; Facilitador Didacita de Biodanza titulado por la IBF Didacta y Director de la Escuela de Biodanza del País Vasco

Terapeuta corporal especializado en Reeducación postural y estiramientos musculares nació el 21 de Diciembre de 1969 en Buenos Aires, Argentina. Desde temprana edad respiro el ambiente del inicio del movimiento de Biodanza.. Sus raíces andinas lo guían a la edad de adolescente a viajar por el norte de Argentina, Bolivia y Perú teniendo encuentros con las Enseñanzas de los Abuelos y Abuelas Andinas. En 1996 por circunstancias personales de gran impacto, se establece en Europa, es impulsor/motivador de abrir la Primera Escuela de Biodanza del País Vasco en Vitoria-Gasteiz. Su formación y tutela como facilitador de Biodanza ha estado a cargo de su tía canal la Dra. Ercilia Orellana, junto a Walter Orellana. Actualmente imparte clases de Biodanza en diversos Centros de Mayores de Vitoria-Gasteiz. Clases abiertas al público en general. Imparte Talleres ”La Danza del Cóndor y el Águila” a nivel Nacional y Europeo.

Biodanza es una fuente de vivencias.

La inducción de vivencias constituye la base de la metodología de Biodanza generando la sensación global de ‘sentirse vivo’. La metodología de Biodanza da prioridad a la vivencia sobre la conciencia, evocando la intensa percepción de ser uno mismo.

Los ejercicios de Biodanza tienen un efecto vitalizador , permiten la expresión de los potenciales genéticos y la expresion de la identidad a través de desarrollo de las 5 lineas de vivencia : Vitalidad, Afectividad, Sexualidad, Creatividad, Trascendencia.

Biodanza se diferencia radicalmente de las terapias que dan prioridad a la conciencia y al lenguaje.

Un siglo de experiencias psicoterapeúticas ha demostrado que hacer conscientes los conflictos inconscientes no es suficiente para modificar los comportamientos. Son las vivencias las que inducen efectos modificadores profundos.

Vivencia es «una experiencia vivida con gran intensidad por un individuo en un lapso de tiempo aquí – ahora ( ‘génesis actual’), abarcando las funciones emocionales, cenestésicas y orgánicas.» (Rolando Toro 1968).

Durante la práctica de Biodanza, la música se hace movimiento corporal, es decir, se encarna. La vivencia que surge del efecto ‘música-movimiento’ deflagra cambios sutiles en los umbrales límbico-hipotalámicos, en los neurotransmisores y en el sistema neurovegetativo. Estos cambios modifican sutilmente el estado de los órganos, los ritmos viscerales, el fondo endotímico y el metabolismo general del organismo.

El sistema viviente humano se nutre de música. No se trata de bailar una música, sino de ‘ser música’. De hecho, la armonía musical induce armonía biológica: la melodía sonora acompaña las melodías de todo lo que fluye dentro de nosotros; el ritmo de la música activa o suaviza los ritmos viscerales.

La música, en realidad, es una proyección de la música del universo, de las melodías eternas.